Capital Advisors Family Office

En inversiones, lo barato no cuesta caro

Es usual escuchar que lo barato cuesta caro o -lo mismo, dicho de otra manera- que, si es caro, es bueno. Si bien esto puede ser verdad para una serie de cosas, como por ejemplo un Smartphone, dado que mientras más caro se asume que debería tener más prestaciones y ser mejor, en materia de inversiones esto no tiene que ser así. Es más, en Capital Advisors estamos convencidos de que no es así.

Pero no es que usted esté equivocado, ya que lo intuitivo es pensar que mientras más caro algo, mejor será. Sin embargo, dado que en los mercados bursátiles la información está diseminada y que no tiene sentido concentrarse -sino que lo adecuado es diversificarse-, para carteras con un mismo nivel de riesgo, quien implemente una estrategia de inversión a un menor costo tendrá mayores retornos. Es decir, quien captura un determinado nivel de riesgo de forma más barata tiene ventaja respecto de otro actor que lo implementa de manera más cara. Esto cuesta asumirlo, dado que estamos “cableados” en el sentido contrario.

Pongamos un ejemplo para que quede más claro. La Imagen 1 da cuenta que, para un una misma clase de activo (mismo nivel de riesgo), dos estrategias de inversión (A y B) deberían tener el mismo nivel de retorno, antes de gastos. Por tanto, si dos inversionistas compran diversificadamente la bolsa chilena, ambos obtendrán el retorno de esta, antes de gastos; sin embargo, quien lo haga a un menor costo, después de gastos, tendrá finalmente un mayor retorno. Lo que hizo la diferencia fue el costo, ya que el retorno esperado era igual para los dos.

¿Cómo se logra ser más barato? Hay varios elementos que ayudan. Estar diversificado, ser disciplinado y flexible ayudan a reducir los gastos. Cuando usted no tiene que transar, los costos bajan; sin embargo, cuando está obligado a hacerlo siempre va a terminar pagando un mayor costo, dado que deberá vender o comprar en un nivel que no será el óptimo. Quien tiene flexibilidad espera que las puntas de compra y venta se acerquen, logrando así pagar un menor costo. Resulta más barato.

Además, quien está diversificado tiene más de dónde escoger, por lo que al momento de requerir liquidez puede optar entre los activos que se estén transando mejor, y eso ayuda a que el costo sea más bajo.

Pocos le ganan al mercado

Pero no solo tiene sentido desde el punto de vista teórico que quien implemente carteras más baratas le vaya mejor, aun cuando ello sea contraintuitivo. También ha sido comprobado empíricamente al ver lo que ha pasado en los últimos años. En la Imagen 2, si se toman los 3.100 fondos mutuos con 10 años de historia en Estados Unidos (se consideró solo a los de estrategia activa), el 59% se mantiene vigente, mientras que solo 21% le gana al mercado. El que hayan desaparecido tantos, ciertamente tiene mucho que ver con un mal desempeño, y este se ve muy influido por los costos.

Esa misma lectura se puede hacer para el caso chileno, donde de 31 fondos mutuos con historia de 10 años, también sobrevive el 58% y solo 17% le pudo ganar al mercado.

Siguiendo con la realidad, se evidencia que un alto costo puede reducir el retorno. De acuerdo con la Imagen 3, para fondos accionarios a 10 años, en la medida en que implementan carteras más caras, menor es la proporción de los que logran ganarle al mercado. Es así como en el grupo de los fondos más baratos (0,80%) el 33% renta más que el mercado, pero apenas el 13% de los más caros (1,52%) le gana al mercado. Pese a que ambos números son malos, ciertamente queda en evidencia que hay más probabilidad de ganarle al mercado siendo más baratos que más caros.

Por tanto, es posible afirmar que hay una relación inversa entre costos y exceso de retorno, tal como se observa también en la Imagen 4 para el caso de los fondos mutuos chilenos y mexicanos. Cada punto es un fondo mutuo y en la medida que son más caros, el retorno baja, independiente del nivel de riesgo que analicemos.

Hay otra cosa que debe tener en cuenta a la hora de los costos: la rotación de portafolio. Porque, una cosa es cuánto me cobran por manejar la cartera y otra cuánto me cuesta implementarla, el turnover. En los fondos mutuos accionarios a 10 años, aquellos que rotan la cartera un 23,9% al año -es decir que cada acción está en promedio 4 años dentro de la cartera- existe una mayor probabilidad de ganar respecto al mercado frente a los que rotan más. Como conjunto, sabemos que los managers activos no le ganan al mercado; sin embargo, aquellos que rotan menos les va mejor que a los que rotan más. ¿Por qué? Simplemente porque moverse es caro.

Arriendo de activos

Otro elemento que también ayuda a mejorar los retornos, y que podría considerarse como un costo negativo, es el arriendo de activos, o securities lending. Este consiste en arrendar sus acciones a un tercero que las necesita y que pagará por ello. Si usted es un inversionista disciplinado, de largo plazo, diversificado, se puede favorecer arrendando sus activos. Este beneficio también lo debe considerar dentro de su plan de inversión.

Veamos ahora, en la Imagen 6, qué impacto tienen los costos en la acumulación de riqueza tomando el S&P500 desde 1926 a 2018, período en que un dólar invertido se transformó en US$7.000 con un retorno anualizado de 9,99%. Si le resto 0,10% anual de costo, ese mismo dólar pasa a US$6.400 (9,88% de retorno anual). El efecto es aún mayor si los gastos totales son de 0,50%, dado que se llega a US$4.400 y a US$2.800 si es de 1,00%. ¿Fuerte, no?

Dado que asumimos que se debe diversificar y que el riesgo de estar concentrado es muy grande, quien logre armar carteras de inversión a un menor costo, va a tener mejores retornos. Por lo tanto, tenga claro que al ser un inversionista disciplinado y diversificado, lo barato no le va a costar caro.

DESCARGUE EL ARTÍCULO AQUÍ

CA_Family_Office_Artículo_COSTOS_(05-04-2019)_VF